×

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

Para más información sobre cookies visite nuestra Política de Cookies

Blog

La arquitectura después de la alerta sanitaria del COVID

La crisis del Covid-19 ha puesto en entredicho las carencias de muchas viviendas y ha cambiado las necesidades y/o requisitos a la hora de buscar un nuevo inmueble. De la noche a la mañana, las viviendas se han convertido en hogares, lugares de trabajo, colegios o zonas de ocio. Esto ha dado pie a que la sociedad se haya percatado de que vive en espacios poco flexibles y con ciertas carencias habitacionales.

Es por ello que aquellas personas que actualmente estén pensando en comprar o cambiar de vivienda, incorporarán ahora en su decisión criterios hasta ahora menos importantes, como la posibilidad de disponer de espacios exteriores (jardín, balcón, terraza, etc.), una buena orientación, mayor sensación de espacio y versatilidad, zona para trabajar...

La semana pasado el Gobierno Vasco hizo saber que están realizando un Decreto de Habitabilidad cuyo objetivo principal es mejorar y aumentar los estándares de la vivienda en Euskadi mediante construcciones de terrazas y balcones en los nuevos edificios.

En el Decreto se introducen avances sobre lo que ya es obligatorio, como garantizar el libre acceso a todos los recorridos y espacios del edificio y reservar en cada nueva promoción una reserva de viviendas adaptadas a personas con movilidad reducida.

Otra de las aportaciones del decreto es la desjerarquización de la vivienda, rompiendo la configuración tradicional separada y compartimentada, que se reflejaba, por ejemplo, en la disposición de un dormitorio principal, amplio, y de otro u otros secundarios, mucho más pequeños. La nueva norma fija para las habitaciones un mínimo de 10 metros cuadrados para cada una. Se pretende que la habitación no sea sólo un lugar para dormir, sino un espacio multifunción, para estudiar, trabajar, jugar o relacionarse.

La superficie mínima de la vivienda se fija en 35m2, mientras que la de la cocina se sitúa en 7m2, como se exigía ya para las viviendas de protección oficial. Además, se establece que esté conectada o contigua al espacio de estar-comedor.

La norma tiende a una vivienda más versátil que la actual y su filosofía es ofrecer, una vez garantizados unos requisitos mínimos, la máxima libertad en el diseño y construcción de los inmuebles, favoreciendo la innovación en la edificación.

Con el decreto se introduce el concepto de “espacio exterior” como un elemento del programa mínimo de la vivienda, y se indica que debe de tener una superficie de al menos 4 metros cuadrados. 

Escribe tu comentario

DPO INGENIERIA Y ARQUITECTURA, S.L.P., como responsable del tratamiento de sus datos, le informa que estos son recabados con la finalidad de recoger los datos de carácter personal que sean obtenidos a través de los formularios de contacto disponibles en la página web de la empresa para el contacto con el solicitante, atender consultas y suscripción al blog. Cualquier persona tiene derecho a solicitar el acceso, rectificación, supresión, limitación del tratamiento, oposición o derecho a la portabilidad de sus datos personales, escribiendonos a la dirección de nuestras oficinas, o enviando un correo electrónico a dpo@dpoingenieros.com, indicando el derecho que desea ejercer. Puede obtener información adicional en el apartado Política de privacidad de la web.